< Back

Futbol de Concierto

Empieza con un silbato y termina con tremenda algarabía en el Ángel de la Independencia; contiene mentadas de madre, goles al grito de pero, pero y culero; es sólo un pretexto que el joven compositor Enrico Chapela Barba utilizó para realiza su primera sinfonía, Ínguesu, un homenaje a Carlos Chávez, dedicado a la victoria de México ante Brasil en la Copa Confederaciones de 1999.

Futbol de Concierto

El Economista Todos